¿Conoces el término Elipses de MacAdam? Te hablamos de su significado

elipses-de-macadam

Índice de este artículo

A la hora de distinguir la calidad de una fuente de luz puedes encontrar dos conceptos fundamentales. Por un lado tenemos la temperatura de color, que sirve para clasificar las diferentes tonalidades de luz blanca; por el otro el índice de reproducción cromática, que se utiliza para explicar los colores y cuanto se corresponden a una fuente de luz concreta. Sin embargo, al hablar de luz LED una temperatura no necesariamente implica una consistencia del color. Las elipses de MacAdam sirven precisamente para medir esa diferencia percibida por el ojo humano.

Elipses de MacAdam

En el diagrama de cromaticidad CIE podrás encontrar todos los colores que los ojos de las personas no son capaces de distinguir. Cada elipse de MacAdam se representa en un lugar concreto de la escala, y marca la divergencia existente entre el color del centro y el de la periferia. Esto es determinado por la Desviación Estándar de la Consistencia de Color (SDCM).

Una diferencia de una elipse es imperceptible, una de entre dos y cuatro elipses es complicada de ver… En cambio, las de cinco o más sí que se pueden observar a simple vista. La posición y la orientación de cada una de las elipses en el diagrama varía en función de donde estén ubicadas en el espacio de color, y mantienen siempre la misma disparidad entre el centro y la periferia.

A la hora de diseñar luminarias, es importante tomar en consideración el estándar ANSI C.78.377A. Este define hasta ocho temperaturas de color nominales. Cada una de ellas cuenta con siete elipses de MacAdam de diferencia. Por ello, en un sistema de luces led, las divergencias son perfectamente perceptibles.

Los fabricantes de luminarias LED de calidad siempre eligen los tipos de luminarias que tengan el binmás cercano a la temperatura de color que quieras conseguir. De esta forma se evitan posibles variedades en los tonos y se consigue una iluminación exterior que satisfaga tus necesidades. Estos conceptos teóricos son fundamentales para que puedas planificar un proyecto con garantías. Unacorrecta selección de los LED permitirá que el color de la luminaria no se vea afectado.

Consistencia del color en la iluminación

Además de medir variables como la temperatura del color o el índice de reproducción de color IRC, también ha surgido la necesidad de medir la consistencia o uniformidad de la luz. A través del sistema de la elipse de MacAdam o de SDCM, que pertenece a la desviación estándar de correspondencia de colores, los fabricantes de luz LED han podido establecer un sistema de uniformidad de la luz basado en estas dos variables.

Esto permite medir las posibles variaciones que se pueden producir en los colores antes de que el ojo humano pueda darse cuenta. Con esto se anticipan y corrigen las posibles desviaciones para obtener los resultados deseados. Alrededor del color que se quiera alcanzar se trazan una serie de elipses. Cuanto más pequeña sea la distancia entre el objetivo y el foco, menor será la desviación de color cuando se coloque una luminaria al lado de otra en una instalación. Esto permite maximizar los resultados en un proyecto de iluminación deportiva.

La distancia desde la meta que se quiere conseguir y la elipse se mide en lo que se conoce como SCDM. A la hora de interpretar los datos, debes tomar en consideración que un SCDM significa que no existe ningún tipo de variedad cromática entre dos chips led. En cambio, si el resultado de la medición es de entre dos y tres SCDM, quiere decir que se pueden encontrar divergencias, pero que apenas son imperceptibles. En la actualidad, una diferencia de hasta siete SCDMs se considera adecuada para un sistema de iluminación de calidad.

Al momento de obtener la mejor uniformidad, es necesario que el fabricante de led seleccione las luces de forma individual. Con el objetivo de conseguir la mejor calidad y consistencia nace el concepto que se conoce como mix to match. En una producción de luminarias donde se necesitan menos de tres elipses, se lleva a cabo una mezcla de los BINES ANSI para conseguir la temperatura más cercana al centro y al objetivo. De esta forma, se puede alcanzar la CCT deseada tanto en la producción estándar como en la OEM.

A la hora de lograr resultados de la mejor calidad, también es importante que tengas en consideración las particularidades eléctricas de cada tipo de LED. Los rangos de tensión, las corrientes y las temperaturas determinarán el tipo de producción que se debe configurar.

Las elipses de MacAdam son un concepto fundamental para elegir la tonalidad deseada en cualquier proyecto o trabajo de iluminación que necesites. En Inelba producimos elementos lumínicos y realizamos proyectos llave en mano que, sin duda, te serán de gran ayuda.

Solicita tu cotización sin compromiso y cumple tus objetivos de iluminación con el mejor equipo de profesionales.

Comparte el artículo:

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Solicitar información:

¿Quieres leer más?

Aquí más noticias de nuestro Blog de Iluminación